mini trompo al pastor

La perfección de Porfirio’s transformada en trompo al pastor

Con el estreno de la nueva serie de Porfirio’s, “De la calle a tu mesa” se han dado a conocer sus creativas presentaciones y gracias a ello no dejan de salir de la cocina hasta la mesa de los invitados.

Y hablando de creativas presentaciones, no podemos dejar de mencionar al rey de reyes ¡el taco al pastor! Y si eres mexicano, es 99% seguro que tengas una debilidad por los tacos al pastor, ya que nos han acompañado a lo largo de la vida.

Como olvidar cuando de niños nuestros padres nos llevaban a ese puesto de tacos que con su aroma nos antojaba ese manjar cocinándose al fuego vivo. Empezamos a elegirlos con nuestros amigos y probablemente ahora disfrutes de ellos con tu pareja o tus hijos.

Es por eso que PORFIRIO’S, el mejor restaurante de comida mexicana contemporánea y una de las marcas más emblemáticas de Grupo Anderson’s, ha decidido consentir a sus invitados llevando hasta sus mesas una perfecta fusión entre el exquisito sabor del trompo de pastor y la experiencia fine dining.

El mejor pastor y el favorito indiscutible está en Porfirio’s

La mejor experiencia de este delicioso manjar, ocurre justo ahí, frente a tu mesa. Al ordenar el trompo al pastor en Porfirio’s, serás testigo del arte de filetear la carne con todo el estilo de unos buenos tacos al pastor.

restaurante mexicano

Disfruta en familia o con amigos de una experiencia única en la que, incluso –si se te antoja— podrás pedir a tu mesero que te permita filetear tu propia carne directo del trompo y conseguir la selfie perfecta.

Acompaña tus deliciosos tacos con una variedad de salsas cuya selección de sabores, en combinación con unas ricas tortillas hechas a mano y unos buenos tragos del impresionante menú de destilados, es capaz de conquistar hasta al paladar más exigente.

Así que corre y sacia el antojo de un buen taquito visitando tu Porfirio’s favorito. Disfruta de esta delicia en todas su locaciones, reserva aquí.

reserva en porfirios

RESERVA AHORA EN UNA DE NUESTRAS SUCURSALES